Manchas en los ojos

La esclerótica o también llamada “parte blanca del ojo”, es una membrana de color blanco, gruesa, resistente y rica en fibras de colágeno. Constituye la capa más externa del globo ocular. Su función es la de darle forma y proteger a los elementos más internos y delicados de la estructura ocular.

De manera natural la esclerótica no presenta mancha alguna. Sin embargo, las condiciones de vida actuales no permiten mantener esa característica natural.

 

Efectos externos como la contaminación, pasar mucho tiempo frente a una pantalla de computadora, algunos maquillajes y ciertas enfermedades como la hepatitis pueden llegar a generar pigmentación de la conjuntiva o de la esclerótica. Este efecto suele causar molestias a nivel estético en el que lo padece.

 

Cuando una persona presenta manchas de coloración amarillenta o café, lo primero a descartar es alguna patología como le hepatitis (en este caso la pigmentación suele ser suave y difundida sobre toda la superficie), posteriormente, es necesario que revise sus hábitos de vida como el tiempo que pasa frente a una computadora o televisor, lo que puede provocar el llamado “Síndrome de computadora”, la calidad de los cosméticos que utiliza, las condiciones de trabajo en el que se desempeña y los hábitos alimenticios. Estos factores pueden ser determinantes para alterar la coloración de la esclera.

 

Finalmente, si se han descartado estas condiciones, lo más seguro es que se trate de un efecto común del sol ya que este es un factor determinante en la variación de las tonalidades no sólo de la piel, sino también del cabello y color de ojos.

Todas aquellas estructuras corporales que se vean afectadas por la cantidad de melanina son propensas a sufrir cambios de tonalidad debido a la cantidad de rayos UV proyectados de manera directa. En este sentido, la solución para evitar que la esclerótica no se vea afectada o recupere parte de su color natural es utilizar lentes oscuros con protección UV o polarizados.

Fuente: Apuntes de oftalmología

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *