Blefaroplastia

La blefaroplastía es una cirugía que puede tener 1 ó 2 objetivos con el fin de remover el tejido palpebral superior y/o inferior que caracteriza a la dermatocalasia, la cual presenta dicho tejido redundante.

Estético

Rejuvenecer la apariencia del rostro a través de la intervención de los párpados

Funcional

Mejorar el campo visual superior, mediante la remoción de los tejidos superficiales del párpado superior, los cuales obstruyen el mismo y dificultan la apertura palpebral óptima.

En ambas finalidades se remodela el párpado superior o inferior eliminando y/o reposicionando exceso de tejido como así también reforzando los músculos y tendones circundantes. Cuando se presenta una importante cantidad de piel en el párpado, la piel puede colgar sobre las pestañas y causar la pérdida de la visión periférica. Las partes externas y superiores del campo visual son las más comúnmente afectadas y la condición puede causar dificultad con actividades tales como conducir o leer. En estas circunstancias, la blefaroplastia del párpado superior es llevada a cabo para mejorar la visión periférica. Pacientes con una menor cantidad severa de exceso de piel pueden realizarse un procedimiento similar por razones cosméticas. La operación en el párpado de abajo es casi siempre hecha por razones cosméticas, para mejorar las “bolsas” de los párpados inferiores y reducir el arrugamiento de la piel, al igual que la “hinchazón” matutina normal que se produce pos estasia sanguínea. Es muy frecuente que cuando las personas llegan a los 40 años los párpados se caigan por el exceso de piel en ellos. Esto ocurre tanto en los de arriba como los de abajo.

A esto debe agregarse la presencia de bolsas en los párpados (sobre todo en los inferiores) y hasta “olanes” en muchas ocasiones. De hecho, el problema de las bolsitas (que es grasa acumulada en los párpados) puede encontrarse desde edades muy tempranas, ya que puede ser de carácter hereditario.

La blefaroplastia se realiza mediante incisiones externas, calculadas de acuerdo a la fisonomía del paciente, hechas a lo largo de las líneas naturales de los párpados ó pliegues palpebrales, tales como las rayas de los superiores y por debajos de las pestañas en los inferiores, o por la superficie interna del párpado de abajo. Es una cirugía ambulatoria (también llamada cirugía de día) porque no es necesario que el paciente permanezca hospitalizado. La recuperación va de acuerdo del grado de cicatrización óptima del paciente, así como los cuidados postoperatorios que cumpla.La hinchazón y el amoratamiento iniciales toman una o dos semanas en restablecerse pero se necesitan, al menos, varios meses hasta que el resultado final se vuelve estable y definitivo. Dependiendo del alcance del procedimiento, la operación toma de una a tres horas en completarse.

Se realiza con anestesia local y con pseudoanalgesia, es decir con medicamentos anestésicos administrado intravenosos por el anestesiólogo, para que el paciente se mantenga adormecido, pero siempre colaborador

Se realiza sutura en piel, con suturas no absorvibles, las cuales se retiran a los 10 días.

En el postoperatorio recetamos al paciente, reposo relativo, no quitar parche hasta el día siguiente por su médico, antibiótico en ungüento, gotas lubricantes, antinflamatorios por vía oral y hielo constante

Es importante que el paciente tenga en cuenta, que las primeras semanas necesitará de una lubricación “extra”, ya que la frecuencia del parpadeo y su conexión neurológica se encuentra alterada, es decir, que al estar el ojo más abierto la lágrima se evapora más fácilmente y el paciente parpadea a como estaba acostumbrado antes de la cirugía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *