Lagrimeo-obstrucción de vías lagrimales alta

Es una condición que se puede caracterizar por un lagrimeo transparente, limpio y constante; el cual puede ser secundario a diversas patologías obstructivas de la vía lagrimal alta y ser secundario a procesos inflamatorios crónicos, tales como blefaritis (infección en el borde de las pestañas), conjuntivitis no tratadas adecuadamente, inflamaciones pericanaliculares y otros; los cuales dan lugar a una disminución del diámetro del punto lagrimal y como consecuencia a un aumento del menisco lagrimal, lo cual el paciente lo manifiesta como un lagrimeo incómodo que inclusive interfiere con su buena calidad de visión.

Como alternativa a éste problema, se debe realizar un sondaje de las vías lagrimales, para localizar clínicamente, donde está el punto de la obstrucción y proceder posteriormente a realizar una puntoplastía (es decir, por medio de un corte), para aumentar el diámetro del punto lagrimal y a la vez canalizar la vía lagrimal para colocar un tubo de silicón, el cual el paciente no sentirá su presencia y será retirado a los 3 a 6 meses de la cirugía en forma ambulatoria en la clínica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *